Gestiones tras la muerte de un familiar

Miércoles, 9 de mayo de 2018

GESTIONES TRAS LA MUERTE DE UN FAMILIAR

            Cuando un familiar fallece, nos encontramos en una situación difícil de afrontar, dependiendo del grado de familiaridad y relación personal que se tenga con el causante. Por este motivo, debemos dejar claras algunas de las gestiones que se deben realizar inmediatamente después de su defunción. Para facilitaros esos duros momentos, aquí os dejamos los pasos que debéis tener en cuenta en tal situación.

Gestiones y trámites a realizar desde el momento de la defunción de un familiar:

            1.- Obtención del certificado médico de defunción. Es el certificado oficial que acredita la defunción de una persona y deberá ir firmado por el médico que la ha tratado o por cualquier otro facultativo que certifique su fallecimiento.

            2.- Inscripción en el Registro Civil. Se deberá realizar en las 24 horas siguientes a la defunción. Debéis acudir al Registro Civil encargado del municipio donde falleció el causante. Debéis aportar el certificado médico de defunción.

Los agentes funerarios también suelen realizar esta inscripción en el Registro Civil en representación de la familia. Os informarán en su momento.

            3.- Solicitud de la licencia de entierro o cremación. En este caso, también os informarán de todo ello.

HERENCIA: Respecto a este punto, os damos una rápida información sobre los pasos y requisitos que debéis reunir.

Lo primero a tener en cuenta es reunir la documentación necesaria:

 1.- Certificado de Actos de Última Voluntad.

2.- Certificado de contratos de seguro de cobertura de defunción (si lo tuvieseis).

3.- Testamento o Declaración de Herederos. Si el causante no otorgó testamento, accederemos a la declaración de herederos.

4.- Inventario de bienes.

5.- Partición de la herencia (cuaderno particional).

            1.- Certificado de Actos de Última Voluntad

            Lo podéis solicitar electrónicamente, a través de la página web del Ministerio de Justicia. Debéis rellenar el modelo 790 y pagar la tasa (3 o 4 €) y debéis de acudir a la sede del Ministerio de Justicia más cercana. La sede del Ministerio de Justicia se encuentra en la capital de cada Comunidad Autónoma. Elegid la que tengáis más cercana a vuestro municipio.

            Otra alternativa que tenéis es poniéndoos en contacto con la notaria y desde allí os lo pueden gestionar, pero la forma más económica es la anterior.

          2.- Certificado de contratos de seguro de cobertura de defunción.

          3.- Testamento o Declaración de Herederos. Lo más habitual es que el causante no otorgase testamento en vida, en ese caso accederemos a la declaración de herederos.

            En el Certificado de Actos de Última Voluntad aparecerá si el causante otorgó o no testamento. Si el causante otorgó testamento, no hay ninguna dificultad, en principio.

            En caso de que no otorgase testamento, iremos a la declaración de herederos. Aquí, debéis acudir a la notaría para que el Notario determine quiénes son los herederos según la legislación vigente.

            El Notario que se encargue de esta cuestión, debe ser el que se sitúe donde se encuentre la mayor parte de la herencia y donde falleció el causante.

            Los documentos necesarios son los siguientes:

  • DNI del causante o certificado de empadronamiento, en caso de no disponer del DNI.
  • Certificado original de defunción y certificado de actos de última voluntad.
  • Certificado de nacimiento de todos los herederos.
  • Certificados de defunción de los llamados a la herencia premuertos y de grado más próximo.
  • Libro de familia.
  • Y demás documentación que os puedan solicitar en la notaría.

Es posible que el Notario os pida que acudan dos testigos que conozcan a la familia y que manifiesten que no les consta que haya más herederos.

            Después, firmaréis el acta de declaración de herederos. Todo los anterior lo podéis hacer mediante el servicio profesional de nuestro despacho, Santamaria & Del Carpio Abogadas.

           4.- Inventario de bienes.

            Se trata del activo y el pasivo.

  • Activo: bienes inmuebles, ajuar, vehículos, cuentas corrientes, etc.
  • Pasivo: las deudas del causante y las deudas de la herencia.

          5.- Partición de la herencia (cuaderno particional)

            Es un documento fundamental. En él aparecerán todas las personas interesadas en la herencia y todos los bienes, derechos y obligaciones a heredar. Normalmente, hay varios herederos y bienes que se deben inscribir en el Registro de la Propiedad.

            Una vez redactado y firmado este documento, iremos a pagar los impuestos correspondientes:

            1.- El impuesto de sucesiones y donaciones à el plazo para pagar es de 6 meses, prorrogables 6 meses más (en este caso se aplicarán intereses de demora). El abono se realizará mediante la autoliquidación del impuesto, que es obligatoria en la Comunidad Valenciana.

            La documentación necesaria es la siguiente:

  • Certificado de Defunción y certificado de actos de última voluntad.
  • Copia autorizada de la declaración de herederos.
  • Justificante de las cargas, gravámenes, deudas y gastos de los que se solicite deducción.
  • Certificados de saldos en cuentas corrientes, valores de acciones y participaciones.
  • Escrituras o títulos de adquisición de los inmuebles incluidos en la herencia.

          2.- Impuesto de plusvalía (IIVTNU). En este caso nuestro despacho también se encarga de asesoraros sobre la liquidación o autoliquidación (dependiendo del municipio) de este impuesto y las posibilidades de recurso.

            6.- Toma de posesión de los bienes de la herencia. Poner los bienes a nombre de cada heredero.

            Realizado este paso, es posible que tengáis algún beneficio en forma de prestaciones o pensiones, y se deberán solicitar.

            En Santamaria & Del Carpio Abogadas os podemos asesorar de todas estas gestiones, para facilitaros esos duros momentos.

Natalia del Carpio Morales