Las cláusulas suelo

clausulas-suelo

Jueves, 19 de enero de 2017

      El Euribor es una tasa de intereses que se calcula a nivel europeo y que fluctúa constantemente. Los bancos, cuando conceden un crédito, por regla general, exigen en la devolución el pago de ese Euribor más un diferencial.

      Un préstamo a Euribor +1 significa que tiene los intereses del Euribor y un punto extra. Esos intereses se revisan cada año y se actualiza según la cotización del Euribor, y con ello la letra mensual a pagar también se actualiza.

      Ante esta fluctuación constante del Euribor, en muchas hipotecas se han incluido cláusulas suelo y cláusulas techo, esto es, la entidad incluía en los contratos de préstamo hipotecario, unos topes máximos sobre los que los intereses no iban a crecer (cláusulas techo) y unos topes mínimos bajo los que los intereses no podrían ser inferiores (cláusulas suelo).

      ¿Qué pasó en el 2008? El Euribor alcanzó su máximo, en ese verano superó el 5%, y este hecho hizo que para hipotecas firmadas a Euribor +1, los deudores llegasen a pagar más del 6%. No obstante, las cláusulas techo no llegaron a activarse, ya que los topes que tenían contratados los habían colocado de media al 13%.

      ¿Qué ocurrió a partir del 2009 (después de estallar la crisis económica y financiera)? El Euribor comenzó a bajar, incluso llegó a estar en negativo (en la actualidad), pero los deudores hipotecarios que contrataron estas cláusulas suelo no se han podido beneficiar de la bajada, ya que dichas cláusulas suelo pactadas en su contrato se activaron y en estos momentos pagan el 2, 3 o 4%, según conste en escritura de préstamo hipotecario.

      Desde Santamaría & Del Carpio Abogadas os recomendamos que reviséis vuestras escrituras de hipoteca, ya que las cláusulas suelo se pueden reclamar, según la sentencia del TJUE dictada el pasado 21 de diciembre de 2016, y que anulaba los límites impuestos por la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013, que fijó que la nulidad sólo tuviera efectos a partir de la fecha de la sentencia.

      En las escrituras de préstamo hipotecario, dichas cláusulas aparecen en el apartado “tipos de interés del préstamo”. Pueden verse redactadas de distintas formas, como por ejemplo: “límite de variabilidad de intereses”, “interés mínimo”, “límites a la aplicación del interés variable”.

      En caso de duda, consultadnos a través de la página, en el apartado “Contactar”, o bien escribiéndonos un correo electrónico a santamariadelcarpio@gmail.com.
Pedid una cita y os atenderemos con mucho gusto.

Natalia del Carpio Morales